8000

8000

8000.

Un número bastante redondo. Un número que a día de hoy podría considerarse como de vergüenza nacional. Me explicaré…

En la época en la que el país comenzó a sufrir una “desacerelación acelerada de la economía”, es decir, una puta crisis, ¡dejad la hipocresía a un lado y llamadla por su nombre, joder!…, y si bien por todos es asumido (o debería de ser así, putos ignorantes de mierda), que esa crisis se ha solventado, acelerando esa recuperación, gracias al bolsillo de todo aquel que no sea banquero y/o político (¡menudos son todos ellos cuando se necesitan unas perras!… en cuanto esto ocurre, sacan entre todos ellos leyes para que lo pagues tú, si tú… el que lee esto…), se aprobó, a propuesta del gobierno vigente entonces en el país, una ley que trataba de hacer justicia. Una ley que trataba de reparar parte de las indecencias y vergüenzas del pasado.

En dicha ley se contemplan varias partes, siendo las más reconocidas las que dan derecho a exhumar cadáveres de represaliados por el franquismo, las compensaciones económicas pertinentes a quienes sean beneficiarias de ellas, y la eliminación de todo aquel símbolo o nombre que adule al Régimen que durante décadas hizo y deshizo a su antojo por todo el país. Esta ley trata otros temas, no tan sabidos por la mayoría, como el reconocimiento de la nacionalidad española a los nietos de los refugiados españoles, o la concesión de la nacionalidad, también, a los brigadistas internacionales que lucharon en España. Como esto último parece ser que no importa tanto, en una clara muestra de que los hombres solo os preocupáis de aquello que tenéis más cerca, o de aquello que os ataña de manera directa, no suele ser algo a tener en cuenta.

En plena crisis se instauró un nuevo gobierno. Un gobierno que bebe de los ideales que durante décadas gobernaron España en el pasado, y con dirigentes que defienden lo que sus antepasados ganaron en el campo de batalla, y que defendieron a golpe de represión. No la dictadura en sí, quiero creer que no, aunque de esto… no estoy muy seguro…, pero sí muchas de sus formas. ¿No estáis de acuerdo? Es posible. En tal caso, os animo a que busquéis un poco, a que os informéis, a ver quiénes fueron los antepasados familiares de muchos de los que hoy forman parte del organigrama del partido que gobierna. Hacedlo. Os sorprenderéis.

Y como formar parte de un gobierno está muy bien, pero los hombres siempre han barrido para casa, esa ley, La Ley de la Memoria Histórica, a pesar de tratar de enmendar parte del daño que se produjo en el pasado… al encontrarse ahora quien se encuentra en el gobierno (los descendientes de los que formaron parte del gobierno del Régimen, o acólitos de sus ideas), no se está llevando a cabo como cabría esperar.

Muchos hombres y mujeres, ancianos ya, solo quieren encontrar los restos de sus familiares, de entre los enterrados en cualquier lugar, incluidas fosas comunes, y darles el descanso que ellos creen que merecen. Descanso que merecen todos los muertos. Pero desde quien gobierna el estado ahora se oyen cosas como que no hay que revolver el pasado, que se acometerán las exhumaciones conforme se pueda, o que hay cosas más importantes a las que dedicar una parte de los presupuestos generales del estado. Todo esto, claro está, porque no tienen familiares enterrados en fosas comunes. ¿O qué creeríais que haría un ministro, por ejemplo, si supiese dónde está enterrado su abuelo, si el cadáver de este se encontrara en una puta cuneta? Cualquiera, y no tiene por qué ser un miembro del gobierno del estado, cualquiera quiere dar una sepultura digna a sus antepasados.

 

Imagen de Clker-Free-Vector-Images

Existen en España numerosas fosas comunes. Lugares donde reposan, que no descansan, los restos de muchos que no fueron afines al Régimen. Eso, sin contar los innumerables lugares donde se fusiló a un hombre y se le dejó allí tirado. Para que os deis cuenta de la gravedad del asunto, os voy a dar un dato: de entre todos los lugares y países del mundo, solo en Camboya, tras las masacres que llevó a cabo el régimen de Los Jemeres Rojos, hay más cadáveres enterrados y sin identificar que en España.

Una puta vergüenza.

Se estima que puede haber alrededor de ciento cincuenta mil (150.000) cadáveres en España, de represaliados por el Régimen. De esa cifra, a día de hoy, se han exhumado y analizado ocho mil (8.000): poco más del cinco por ciento (5,33%).

No tengo nada más que decir. Sacad vuestras propias conclusiones, que la finalidad de la bitakora ha sido siempre haceros pensar un poco, y no dejaros llevar por las ideas que os quieran marcar otros. Si tenéis un mínimo resquicio de sensatez, las conclusiones a las que lleguéis… bueno, pues que, me da a … que son fácilmente deducibles.

Si te ha gustado, comparte:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Entradas Relacionadas

No hay comentarios

You can post first response comment.

Deja un comentario

Por favor introduzca su nombre Por favor introduzca una dirección e-mail válido Por favor deje un mensaje.

Libro Mano grande, mano pequeña

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 4 suscriptores