¿Cuánto vale la vida de un hombre?

¿Cuánto vale la vida de un hombre?

Es más que probable que vuestra respuesta os venga dada por vuestras creencias e ideales religiosos. Y si viene de esta manera, todo el mundo cree saber que la vida de un hombre vale unas pocas decenas de monedas de plata. Pero lo que muchos no sabéis, es que esta cifra es un dato a nivel mundial, habida cuenta de la expansión que llevaron a cabo, del cristianismo, los portugueses y españoles de hace varias centurias. Hubo otros que llevaron las ideas cristianas allá por donde fueron (ingleses, franceses…), pero es innegable que los que más ayudaron a esto, fueron los dos países que conforman actualmente la península ibérica.

Sin embargo, lo que os voy a contar ahora, bien creo que no lo sabéis. Y si no es así, creedme cuando os digo que seréis una minoría.

En esa península ibérica de la que os he hablado más arriba, los dos países que la conforman son España y Portugal. Y os pido que no os pongáis tiquismiquis con el hecho de que Andorra y Gibraltar también forman parte de la península.

Sabido es que estos dos países, como os he comentado arriba, hicieron creer a todo el mundo cual era el precio de un hombre, siempre según las creencias religiosas. Sabido es también, que en esa península ibérica se produjo un conflicto armado hace décadas, con los españoles enzarzados en hacer saber a los que no pensaban como ellos, que sus ideas eran las correctas. Sabido es también, que cuando los fascistas ganaron la guerra en España, los vencedores reprimieron a los vencidos hasta llegar a hacer que la palabra vergüenza fuese sinónimo de España. Y creído es, humanos míos… creído es, que Portugal no tuvo nada que ver: ni con la guerra, ni con la posterior represión.

Y al igual que centurias atrás ayudaron estos dos países a hacer que los hombres crean saber el valor de la vida de un hombre, siempre según creencias religiosas (treinta monedas de plata, o treinta piezas de plata si seguís siendo tiquismiquis), estos dos países pusieron precio a la vida de un hombre:

Con la represión del Régimen tras la guerra, muchos republicanos trataron de evitar que los pasearan, y cuando intentaban llegar a Portugal…

… perdonadme, pero es que… no sabéis lo que me duele tener que escribir esto…

… y cuando los republicanos intentaban llegar a Portugal… los que cazaba la policía portuguesa eran vendidos a las tropas Nacionales.

Imagen de Clker-Free-Vector-Images

Pero… ¿por cuánto? ¿Qué valor le dieron los españoles y los portugueses a la vida de un hombre?

Sentaros, por favor…:

La policía portuguesa llegó a cobrar treinta y cinco pesetas, por cada republicano que entregaban a los Nacionales.

Sí, humanos… sí: el Régimen pagaba de su bolsillo a la policía portuguesa para que entregasen a los republicanos que intentaban cruzar la frontera. Y por treinta y cinco pesetas entregaban a un hombre.

Lo siento… pero hoy no me apetece escribir nada más.

 

 

 

Si te ha gustado, comparte:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Entradas Relacionadas

No hay comentarios

You can post first response comment.

Deja un comentario

Por favor introduzca su nombre Por favor introduzca una dirección e-mail válido Por favor deje un mensaje.

Libro Mano grande, mano pequeña

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 4 suscriptores