Cuatro tribus indias.

Cuatro tribus indias.

He de reconocer que el Tarttalo, algunas veces, tiene una lucidez asombrosa. Y me cuenta cosas a mí, el Basajaun, que hacen que pueda observaros a vosotros, los humanos, de una manera bastante jocosa. Compartiré en esta entrada de la bitakora con vosotros, mi última charla con él:

  • Basa…
  • Dime, Tartti…
  • ¿Sabes que los humanos… cuando están en su puesto de esclavo…?
  • Querrás decir de trabajo…
  • Sí… je, je, je…
  • Je, je, je… sigue, ¿qué querías decirme?
  • Pues eso… que si sabes que los humanos, cuando están en su puesto de trabajo, pueden dividirse en cuatro tribus indias.
  • ¿Cuatro tribus indias? No te entiendo.
  • Verás… hay Incas, Mayas, Aztecas y Arapahoes.
  • Pues no te sigo…
  • Es fácil: intenta imaginar el organigrama de una empresa. ¿Cómo sería?
  • Bueno, pues por lo que yo sé… podría asemejarse a una pirámide, donde los que están abajo serían los currelas de esa empresa, y conforme subimos en la escala de la pirámide hay cada vez menos gente en esos departamentos, hasta llegar al que está en la cima, que es el jefe de la empresa.
  • Pero en la pirámide solo hay cuatro departamentos hasta que llegamos a la cima.
  • ¿Solo cuatro, Tartti…?
  • Sí. Y son como las tribus indias.
  • Explícate.
  • Sí… verás, en la parte de abajo están los Incas: son los que llegan a las ocho de la mañana y se ponen a “incar” el codo hasta que se van…
  • ¡Ja, ja, ja…!
  • Espera, espera… que no he terminado… je, je, je… luego están los Mayas, que son los que llegan como muy pronto a eso de las diez de la mañana y sueltan eso de… “¿mayamao alguien?”
  • ¡Ja, ja, ja…! ¡Eres muy ocurrente, Tartti!
  • Lo sé. Por encima de estos, están los Aztecas: este tipo de tribu llega al curro nunca antes de las doce de la mañana, y en cuanto aparecen siempre están con lo mismo. Su discurso no varía: “tú aztecargo de esto, tú aztecargo de eso, y tú aztecargo de eso otro…”
  • ¡Joé, Tartti…! ¿De dónde has sacado esto? ¡Me parto! ¡Ja, ja, ja…!
  • Y por último… en la cúspide de la pirámide, están los Arapahoes. Los miembros de esta tribu no aparecen por la oficina en toda la semana, y los viernes, a eso de las tres de la tarde, dicen eso de…: “Arapahoé, una reunión…”

Llorando de risa, me quedé a merendar con él. Nunca hubiera dicho que los humanos os dividís en cuatro tribus de indios, pero después de las ocurrentes ideas del Tarttalo, tengo que admitir que es así.

Por cierto: yo pensaba que los Incas eran una tribu ya extinguida, y me he dado cuenta de es la tribu más numerosa del mundo.

 

Imagen de portada de skeeze.

Si te ha gustado, comparte:
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin

Entradas Relacionadas

No hay comentarios

You can post first response comment.

Deja un comentario

Por favor introduzca su nombre Por favor introduzca una dirección e-mail válido Por favor deje un mensaje.

Libro Mano grande, mano pequeña

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 11 suscriptores