Irati

Irati

En esta entrada de la bitakora voy a tratar hoy un tema especial. Algo triste y real, y que volverá a dejar otra vez ( y van ya… ¡bufff !) en ridículo a las autoridades competentes. Es decir, a aquellos que vosotros, los humanos, habéis elegido en las urnas.

Entiendo que cuando haya que tratar de repartir los presupuestos, con la finalidad de hacer que estos mismos lleguen al porcentaje más alto de la población, se haga precisamente con ese fin. Entiendo que se mire por la mayoría de las personas, y que esos presupuestos se deban circunscribir a tratar de llegar a la mayor parte de la población. Lo entiendo. Lo que no entiendo es que al hacer esto, muchas veces, se obvie el hecho de que las mal llamadas “minorías” se queden fuera de la posibilidad de acceder, por derecho y por ley (vuestras leyes, leyes aprobadas por los que elegisteis en las urnas) a la viabilidad de contar con las oportunidades de las que disfrutan otros muchos. Y como soy el Basajaun, y vuestras creencias y vuestras normas no rigen para mí y no formo parte de vuestro rebaño, y en la bitakora ya se ha denunciado en diversas ocasiones el despropósito y la vergüenza que rige vuestra sociedad, hoy vuelvo a alzar la voz. Y, de nuevo, esa voz será la voz de las mal llamadas “minorías”.

Y mi voz, hoy, es la voz de alguien que no puede protestar: Irati.

Raquel García, madre de Irati, ha iniciado una petición en busca de ayuda para su hija. Esta pobre criatura tiene autismo severo no verbal con grado de dependencia 3, y una discapacidad del 70%. Supongo que nadie, en su sano juicio, al leer algo como esto, puede pensar en que Irati es una niña como las demás. No, no lo es. Irati ha de tener unos cuidados especiales, acordes a sus seis añitos de edad, y al hecho de padecer lo arriba expuesto.

Para poder atenderla como es debido, Raquel pide que se abra un Aula Estable en Balmaseda (Bizkaia), que sea acorde con las necesidades de la niña. Y pide esto, porque otros niños con problemas parecidos a los de Irati, de Enkarterri, están siendo desviados a centros que se encuentran bastante lejos de sus respectivos domicilios, el más cercano está en Portugalete, y el tiempo de trayecto es de más de hora y media (con paradas para recoger a otros niños), tiempo que es ilegal y va en contra de la ley de transporte escolar. Además, Raquel, como buena madre, no solo no quiere que su hija esté bien, si no que habida cuenta de su estado, busca que Irati pueda seguir cerca de una de sus hermanas, la cual estudia en el mismo centro escolar que ella.

Tratando de hacerse oír, la madre de Irati ha iniciado una petición de firmas mediante la plataforma Change.org. En el momento de escribir esta entrada, en dicha plataforma había más de once mil (11.000) firmas de apoyo para Irati. Y sí, la petición tiene el nombre de Irati, pero pensad, humanos, que en realidad está pidiendo para otros niños y niñas que, como ella, deben de ser atendidos de una manera especial.

¿Queréis conocerla? A Irati, digo. ¿Sí? Muy bien. Esta es Irati.

El caso es que, según el último comunicado de Raquel, en dicha plataforma para la obtención de firmas, ha llamado al departamento de innovación educativa de Bilbao con la finalidad de que la digan de una vez por todas si van a poner, o no, un Aula Estable en Enkarterri. La respuesta administrativa es que la recomiendan un Aula Estable para su hija, pero sin aclarar si dicha Aula se va a instaurar en algún sitio de Enkarterri (me da a mí que si no es en Balmaseda, pero es en Zalla, Güeñes u otro lugar cercano, a Raquel la parecería bien).

Sí, ya sabemos todos que la administración basa su jornada laboral en que pasen las horas y tomar café, y que se pueden llegar a asustar cuando ven a alguien sudar, pero no pueden obviar el hecho de que sus salarios los cobran en base al trabajo de tod@s los demás que, religiosamente, pagan sus impuestos. Y que si tienen ese trabajo, es porque alguien tiene que hacerlo. Y que sus superiores, esos que habéis elegido en las urnas, se suelen pasar por el arco del triunfo las peticiones de las “minorías”.

Y digo yo… ¿habría un Aula Estable en Enkarterri si varios hijos o nietos de diputados y demás acólitos, de dentro de la comarca, estuviesen como Irati?

Ahí lo dejo.

Raquel, por su parte, y ante el despropósito de la administración, ha anunciado una huelga de hambre en la puerta del Gobierno Vasco, Gran Vía 85, Bilbao, si para Marzo no existe una respuesta afirmativa a su demanda, que es la de otros niños y niñas de Enkarterri en la misma situación que Irati.

Evitemos entre tod@s que llegue a esos extremos. Firma la petición, por favor. Hagamos entre tod@s que a la administración se le caiga la cara de vergüenza.

www.change.org/AulaEstableParaIrati

 

“Si alguien tiene el poder para hacer algo, y ese algo es bueno, no hacerlo es en sí una forma enmascarada de la maldad”

Si te ha gustado, comparte:
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin

Entradas Relacionadas

2 Comentarios

  • muchas gracias!! soy la amatxu de irati.
    un besote!!

    • Gracias a ti, Raquel. Por gente como tu es por lo que sigo creyendo que existe algo de esperanza en el ser humano. Tu lucha contra la administración es la lucha de David contra Goliath, y cada firma es una nueva piedra lanzada. Y en esa pelea solo puede ganar uno: Irati.

Deja un comentario

Por favor introduzca su nombre Por favor introduzca una dirección e-mail válido Por favor deje un mensaje.

Libro Mano grande, mano pequeña

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 11 suscriptores