La manada II

La manada II

Asqueado y enfadado, no puedo hacer otra cosa que denunciar, de nuevo, lo pútrida y maloliente que es vuestra mierda de sociedad. Esa sociedad que con vuestros sufragios habéis creado, con vuestra pasividad e indolencia habéis alimentado, y que con vuestra aquiescencia estáis cuidando. Vosotros seguid así, seguid así…

Intentaré seguir un orden cronológico, con el fin de que veáis como se han ido produciendo una serie de hechos que, me atrevo a afirmar, ponen de manifiesto lo corrompido del que tan alegremente llamáis “estado de derecho”, y que deberíais llamar “estado de derecha”.

En los Sanfermines de 2016, una pareja se encuentra a una chica llorando en un banco. Dan aviso a las autoridades y la chica en cuestión interpone una denuncia: afirma que la han violado varios hombres en un portal. Yo, aquí, me voy a permitir corregir a esta pobre muchacha, pues no han sido varios hombres: los hombres no hacen eso. Las medias mierdas, sí.

Manifestación en contra de la sentencia a los miembros de “la manada”. Foto obtenida de dream-alcala.com

A la mañana siguiente se detiene a los cinco integrantes de un grupo, autodenominado “la manada”, acusados de una violación múltiple. Se decreta prisión provisional comunicada y sin fianza para todos ellos. Esta decisión la toma un juez ante la “extrema gravedad de los hechos”. Como pa no.

Durante la pertinente investigación de lo sucedido, salen a la luz otros hechos similares. Dicha “manada”, atesoraba en sus teléfonos móviles imágenes de otra violación grupal sucedida un par de meses antes, en Pozoblanco, tras lo cual la policía se pone en contacto con esta otra mujer, inconsciente durante la “supuesta” violación, y que acaba denunciando los hechos. Aseveró que, en su momento, se dudó de su palabra cuando un par de meses antes contó lo que la había sucedido.

Una vez concluida la fase de instrucción del caso de la chica supuestamente violada durante los Sanfermines del 2016, la Audiencia Provincial de Navarra decreta la apertura del juicio oral, a la par que desestima la petición de los abogados que se hacen cargo de “la manada” de que se archivara el caso. La fiscalía pide para cada uno de los cinco, 22 años y 10 meses de prisión: 18 años por un delito continuado de agresión sexual, 2 años y 10 meses por un delito contra la intimidad y 2 años por un delito de robo con intimidación. Se rechaza, de nuevo, dejar en libertad a los acusados ante el manifiesto “riesgo de fuga y reiteración delictiva”.

Comienza el juicio a “la manada”. Se hace a puerta cerrada para proteger y salvaguardar la identidad de la denunciante, y para evitar a la muchacha y a los acusados una “indeseable exposición pública”. Prensa y público solo pueden acceder a las conclusiones finales, dos sesiones, en las que se exponen dichas conclusiones. Los acusados adujeron que confiaban en la justicia, tras lo cual, el caso quedó visto para sentencia.

Cinco meses después, no uno ni dos, cinco meses después… la justicia considera que no hubo violación y condena a “la manada” a 9 años por abuso sexual.

Millones, que no miles como dicen los informativos de la caja tonta, de personas salen a la calle en ciudades, y plazas de pueblos pequeños, desde los Pirineos hasta las Canarias, protestando ante lo que definen como una tremenda injusticia y un despropósito descomunal. Las redes sociales hacen viral la fotografía de estos cinco indeseables, así como la del juez que pidió la absolución de los cinco imputados. Estos tenían en sus teléfonos móviles vídeos grabados, también, de la chica de Pamplona, por no hablar de que se vanagloriaban y jactaban de sus hazañas en la red.

Foto obtenida de tn.com.ar

Los políticos del país esperan acontecimientos para posicionarse, no todos, por supuesto, al contemplar el descontento generalizado de la población ante la sentencia impuesta a “la manada”. Millones, que no miles, vuelvo a repetir, de personas en todo el país, hacen que, permítanme la expresión… “se les pongan a todos ellos de corbata”.

Foto obtenida de 20minutos.es

Los informativos del país se hacen eco de que se recurrirá la sentencia.

Al amparo de todo este despropósito, y mientras los meses se van sucediendo, sale a la luz que dos de los integrantes de “la manada” pertenecen a las fuerzas y cuerpos de seguridad del país: uno es militar y el otro guardia civil. La compañera del guardia civil le visita en la cárcel durante un vis a vis, y se queda embarazada. Hay quien, ante esto último, hace saber en la red a la compañera del guardia si ha pensado bien lo que ha hecho, y que, si no es así, y a pesar de todo, si ella sufre también a manos de este guardia en el futuro, siempre estarán ahí para ayudarla.

Durante el juicio, se supo que llegaron a poner a la chica “supuestamente violada” un detective privado para asegurarse si, después de la supuesta violación, hacía vida normal o vida de una “chica recientemente violentada”. Es decir, que no basta con haber sido violada: hay que aparentarlo.

Hasta aquí, las formalidades.

Ahora le toca al Basajaun:

No voy a postularme ni a favor ni en contra de la sentencia. Si se va a recurrir, veremos en qué acaba todo esto. Sí que lanzaré unas cuestiones al viento, con la esperanza de que Amalur haga que os entre en la sesera de una vez que, como ovejas que sois, no podéis llegar muy lejos. Es más, no podréis moveros de donde os encontráis, sumidos como estáis en una especie de Matrix de la que ni queréis ni os esforzáis por escapar. Estas son las cuestiones:

Primera:

¿Por qué cinco meses para dar a conocer la sentencia?

Mujeres en una manifestación en contra de la sentencia a “la manada”, mostrando con sus manos el símbolo feminista. Foto obtenida de elpais.com

Segunda:

Si la violada hubiese sido su hija, o incluso si “solo” hubiese sufrido un abuso sexual… ¿cuál hubiese sido la petición del juez que solicitó la liberación a los miembros de “la manada”?

Ricardo González, juez que ha pedido la liberación de los miembros de “la manada”. Foto obtenida de elespanol.com

Tercera:

¿De verdad ha sido un proceso limpio, o el hecho de que haya dos miembros imputados de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado ha influido en ello?

Antonio Manuel Guerrero (guardia civil) y Alfonso Jesús Cabezuelo (militar) imputados como miembros de “la manada”. Foto obtenida de abc.es

Cuarta:

Si la víctima hubiese sido de Madrid (es solo un ejemplo), y los miembros de “la manada” hubiesen sido vascos o catalanes… ¿cómo hubiese transcurrido todo? Lo pregunto porque… mientras todo esto sucede… a unos chavales de Altsasu se les está crucificando por torcer un tobillo a un guardia civil en una pelea entre borrachos a las cinco de la mañana, y hay varios políticos catalanes encerrados por poner unas urnas y pedir a la gente que vote. Yo, flipo.

Podría responder a todas estas preguntas, pero me limitaré a exponer ahora mis “conclusiones finales”. Al menos, las que he deducido yo solito. Tened en cuenta que, viviendo en el bosque como vivo, no tengo internete, no tengo televisión, y no suelo ojear mentirosos. Muchos no me creeréis, pero es la verdad. Por ello, no estoy influenciado por las mentiras que copan este país y que much@s asumís como la verdad. Y mis “conclusiones finales”, son las siguientes:

Se ha tardado cinco meses en emitir un veredicto de culpabilidad sobre los miembros de “la manada” donde, al final, no aparece la agresión sexual (la misma que, se afirma, se puede ver en los vídeos grabados por estos Torbes de mierda), donde un juez ha pedido la absolución de los imputados (el mismo juez que ha sido señalado por un ministro como una persona poco capacitada para el cargo, tras el acojone de ver a millones de personas protestando por todo el país), donde hay miembros que pertenecen a los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado (sí, sí… dos tíos que se supone que cobran para proteger a las personas de este país de lo que ellos hacen, graban y se regodean… ¿quién vigila a los vigilantes?)… y todo ello ha acabado sacando a la calle a millones de personas en España para protestar por lo que consideran que es una injusticia.

Integrantes de “la manada”. Foto obtenida de crhoy.com

 

Si has leído esta entrada de la bitakora hasta aquí, te voy a pedir una cosa: ante los hechos demostrados y aquí expuestos…, intenta ser objetiv@ y dime la verdad…

… ¿huele o no huele a podrido?

Si tu respuesta es que no, en breve hablaré de lo que está pasando con unos chavales por una pelea de bar en Altsasu. Si tu respuesta es que no, te demostraré que si se quiere, si interesa, un imputado chupa más cárcel de la que merece. Y, por supuesto, volveré a dejar en evidencia, con la verdad y solo con la verdad, la mierda de sociedad que alimentáis con vuestra indolencia y pasividad.

Si te ha gustado, comparte:
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin

Entradas Relacionadas

No hay comentarios

You can post first response comment.

Deja un comentario

Por favor introduzca su nombre Por favor introduzca una dirección e-mail válido Por favor deje un mensaje.

Libro Mano grande, mano pequeña

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 11 suscriptores