Santa María de Güeñes

Santa María de Güeñes

Vosotros, los humanos, bien podríais considerar la iglesia de Santa María de Güeñes como la perla del Valle del Salcedón. Sin menospreciar otros monumentos vuestros en el Valle, y ateniéndonos a lo que los eruditos humanos dicen sobre ella, la afirmación de la primera frase de este párrafo tal vez se quede corta. No solo es una iglesia bastante grande, teniendo en cuenta el tamaño de otras cercanas, sino que además es dueña de un patrimonio artístico difícilmente superable.

Si nos centramos en el exterior del edificio, en las caras norte, este y oeste, poco se puede decir. Son simples y gruesos muros en piedra de sillería, reforzados donde corresponde. Hasta aquí, todo normal. Lo único que tal vez pueda destacarse es la entrada principal, bajo la torre de campanas, y que es además la menos usada del edificio. Aun así, es bastante corriente. Pero la cara sur de la iglesia, es otro cantar. Y de ella quería hablaros en esta entrada de la bitakora.

Situada frente a una plaza cerrada, la entrada sur de la iglesia, o entrada lateral, es la más usada del edificio. Sin discusión. Y la mayoría de los humanos que ha traspasado en innumerables ocasiones esta puerta, apenas es consciente de lo que tiene ante sí. Dicho acceso al templo posee una portada de tal magnitud, y de tal belleza, que si nos atenemos al estilo de la misma (gótico florido – renacentista), solo hay otras dos portadas de iglesias en toda Bizkaia que se la asemejen, pero sin llegar a su esplendor: la portada de la parroquia de Axpe Busturia, y La Puerta del Ángel del claustro de la Catedral de Santiago, en Bilbao. Es decir, que posee Güeñes con Santa María, una iglesia con una portada digna de una catedral.

Esta portada es tan bella, (lo admito, es hermosísima… aunque sea el Basajaun y vuestros ídolos no me emocionen) que tiene incluso nombre propio, La Portada del Sol, y no ha dejado de recibir los más diversos elogios a lo largo de los años. También se la conoce, aunque menos, como la Portada de los Reyes Católicos, hecho este que tiene más que ver con el estilo del que se la dotó al construirla, y la época. Es tan magnífica, tan bella y tan hermosa, que no he podido resistirme y la he incluido en Cultus con un papel destacado dentro de la historia. Pedí permiso a Mari, y me dijo que podía hacerlo sin ningún problema. Que no la importaba, porque mucho antes de levantarse esa iglesia, incluso mucho antes de levantarse el edificio sobre el cual se construyó, los habitantes de Güeñes ya iban a venerarla allí a Ella. Y que si los humanos siguen yendo allí, todavía la veneran, pues siguen rezando, aunque a dioses distintos, en el mismo lugar donde se ha hecho durante tantos siglos.

Posee Santa María, para vosotros, los humanos, una riqueza sin igual en su interior, sí (la pila negra bautismal de una pieza, retablos con innumerables santos y escenas de los evangelios — tanto dentro como fuera de la sacristía —, figuras en madera tallada policromada, cálices y copas de plata mexicana — de los que el cura bebe vino mientras los parroquianos miran el reloj, para ver si termina ya para que ellos puedan hacer lo mismo por los bares… y no me digáis que no, que os he visto…), pero a mi modo de ver, nada que no se pueda encontrar en otra iglesia o catedral católica. Eso sí, la Portada del Sol sería capaz de eclipsar a casi cualquier otra portada.

Por lo tanto, los vecinos de Güeñes pueden sacar pecho con orgullo: dentro de su estilo, esta portada es la mejor y más bella de toda Bizkaia.

Ahí queda eso.

Eso sí… yo sigo prefiriendo contemplar amanecer desde lo alto de cualquier monte, lo que Basandere y yo denominamos La Portada de Mari.

(Imágenes obtenidas de www.visitenkarterri.com)

 

Si te ha gustado, comparte:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Entradas Relacionadas

No hay comentarios

You can post first response comment.

Deja un comentario

Por favor introduzca su nombre Por favor introduzca una dirección e-mail válido Por favor deje un mensaje.

Libro Mano grande, mano pequeña

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 4 suscriptores