ignorantas

Después de tres txakolís, le eché el ojo a un mentiroso. Mientras intentaba leer un poco, que no cultivar mi mente (cosa harto difícil con los artículos que se pueden ver en muchos mentirosos), cada dos por tres me sobresaltaban los gritos y los improperios varios de los reunidos allí. Normal: había jurgol por la […]

Leer más