Verano y asueto

Verano y asueto

Bueno… pues parece que ya llegó el verano…

Llegadas estas fechas, a los humanos se os pone una cara de tontos que pa qué. No me malinterpretéis, por favor, no lo digo para reírme de vosotros. Pero sí me reconoceréis que desde el Solsticio de Verano, y hasta el otoño, os cambia la cara a todos.

Durante todo el año curráis como cabrones, unos más que otros (algunos bastante menos que otros), y llegada la época estival os relaméis ante lo que sabéis que trae consigo: vacaciones. Los más currantes tiráis el buzo al cubo de la ropa sucia, y dais gracias a vuestro dios de que no vais a tener que poneros la funda del mono, hasta pasadas unas semanas. Los menos currantes dejáis bien planchadito el traje y la corbata en el armario, cuasi deseando meterlo también en la maleta con la ropa de las vacaciones.

Para muchos, esas vacaciones consisten en rebozarse en la arena de la playa. Tanto os asáis, que el Tarttalo me ha preguntado varias veces a ver si puede comerse a alguno de vosotros, pues solo le haría falta freír unas patatas y acompañarlo todo de una cerveza bien fría. Se pirria por la reina indiscutible de las bebidas en verano (para él, todo el año es la reina). Alguna vez me ha llegado a decir que no ve con buenos ojos a los panaderos, pues cada vez que hacen una barra de pan, para él no es pan: me dice, acongojado, que solo es la triste historia de unos cereales que no llegaron a ser cerveza. Una verdadera tragedia. Este Tarttalo…

Para otros, es la época en la que se tiene que tirar de los aitites, pues si se tienen que encargar durante meses de los hijos… entre el trabajo (hasta que lleguen las semanas de asueto), y los quehaceres y excusas que se buscan para que esos aitites no tengan más remedio que atender y cuidar a los críos… no les queda tiempo ni para respirar. Eso dicen, claro. Muchos sí que no tendréis más remedio, tirar de aitite y amama, pues sí que os toca agachar el lomo sin descanso. Incluso en las vacaciones, pues como la mayoría sois de los que dejáis el buzo en el cubo de la ropa sucia, y no de los que guardan planchadito el traje y la corbata en el armario, llegadas las vacaciones tratáis de disfrutar, pero siempre encontráis algo para hacer si acudís, como muchos hacen, a las casas que se tienen en los pueblos.

Otros, para su desgracia y vuestra vergüenza, no se pueden ir de vacaciones. Y mientras muchos os rebozáis en la playa o acudís a vuestras casas en los pueblos, los hay que se pasan el verano haciendo cola en la oficina del paro. Pero bueno, no os lamentéis: la culpa, os guste o no, es también un poco vuestra. Sí, porque mientras a vosotros no os afecte la desgracia de perder vuestro puesto de esclavo… perdón, quería decir trabajo… bastante os parece ya el poder mantener vuestro status social. Aunque sea un tanto… humilde. Os conformáis y congratuláis por poder tener un salario a final de mes, y os limitáis a mirar con pena a los que no pueden apenas subsistir. Sois unos mediocres.

En fin… voy a dejar este tema, porque me estáis volviendo a cabrear.

Sea como sea, y tengáis la situación económica que tengáis, procurad disfrutar del verano. Hacedlo. Porque pasado el verano, y hasta que vuelva a llegar el buen tiempo con la llegada de la primavera, tenéis una oportunidad de oro de salir a la calle, al parque, al campo, a la playa… o donde sea que os guste estar de asueto. Intentad también pasar más tiempo con vuestros hijos. Apartaros cuanto podáis de vuestros móviles. Sentaros en la hierba, y dejad que el susurro de Amalur os envuelva. En una palabra: disfrutad.

Imagen de Natalia_Sol

PD: el Tarttalo me invitó ayer a tomar una cerveza. Tenía un traje y una corbata tirados en la entrada de su cueva. Cuando terminó la suya… comenzó a freír patatas. Me invitó después a cenar. Agradecido, decliné su segunda invitación.

Si te ha gustado, comparte:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Entradas Relacionadas

No hay comentarios

You can post first response comment.

Deja un comentario

Por favor introduzca su nombre Por favor introduzca una dirección e-mail válido Por favor deje un mensaje.

Libro Mano grande, mano pequeña

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 4 suscriptores