Carbonera II

Carbonera II

Segunda entrada de la bitakora, dentro de la serie dedicada a Carbonera.

En la primera quedó demostrado quién fue el… ¿benefactor?… que construyó la iglesia. Del mismo modo, quedó al descubierto su verdadera identidad, identidad tallada de forma… ¿errónea?, en la pared del templo. En esta entrada continuaremos aportando datos, hechos reales demostrados, mediante documentos muy antiguos. Documentos estos, casi más viejos que el hilo negro. ¿Qué no…? Continuad leyendo…

Cuando volví a casa, tras visitar el archivo de la catedral de León, me propuse buscar cualquier cosa que encontrase sobre el priorato de San Guillermo. Debía de corroborar aquello que me había comentado don Manuel, sobre que el mandamás de allí había sido siempre un hombre con un gran poder adquisitivo. Hecho este que corroboraría la posibilidad de que nuestro hombre hubiese pagado de su bolsillo la construcción de la iglesia de Carbonera. Y me puse manos a la obra.

Solo dos días más tarde, buscando información referente al priorato de San Guillermo,  encontré lo siguiente:

(//lavirgendelavelilla.wordpress.com/2010/03/30/san-guillermo-de-penacorada/):

Situado en las montañas de León, en un lugar llamado Peñacorada, hubo un monasterio antiguo, muy famoso, y frecuentemente visitado por los habitantes de aquel lugar.

San Guillermo llegó al lugar en el siglo XII, a Peñacorada, hecho este confirmado por un documento de la catedral de León del año 1171, donde se hace mención a una donación del rey Fernando II y la reina doña Urraca (permíteme comentarte, querido lector, que esta reina, la primera de Castilla, murió en el castillo de Saldaña dando a luz al tercero de los hijos de su amante… algo que ya deberías de saber si habéis leído Cultus…), de un monte de Morgovejo, conocido como Bustraniego, para que edifiquen allí los monjes un monasterio que, en caso de dejar de existir, debiera pasar a la Sede Legionense, mientras que sus monjes deben ponerse bajo la obediencia del ermitaño Guillermo de “Penna Coralda”. Y que…:

“… fue de Monges, y se unió con la iglesia de León cuando en ella se observó la vida monástica, y que secularizándose sus Canónigos, hicieron lo mismo los Monges de San Guillermo, cuyo abad quedó solo con todas las rentas, y hecho dignidad de La Catedral de León. Yo he visto las escrituras, que hay de este Monasterio en el Archivo Legionense, y de ellas consta, que fue Priorato de Canónigos Reglares, cuyo título era Santa María de Valles de Peñacorada. Don Fernando II les dio por privilegio del año 1172 la Iglesia de Santo Tomás de Peñacorada con muchas heredades y posesiones. En el año 1180 les concedió otro insigne privilegio de exención”.

…lo cual confirma lo que me dijo don Manuel, sobre que el mandamás de allí, sería siempre un hombre con el bolsillo bien gordo, sin importar que antes lo tuviese lleno o vacío. Y continúa…:

“Este Priorato se llamó después de San Guillermo, y se unió con todas sus posesiones, y privilegios á la santa iglesia de León, cuyo Dean y Cabildo obtuvo de don Sancho IV, la confirmación del expresado instrumento de exención, por otro privilegio dado en Burgos, Domingo 27, días andados del año de 1289, en el cual dice el rey don sancho: Vimos privilegio del rey don Fernando de León… de franquezas, é mercedes, que fizo á la iglesia, que solien decir sancta Maria de Veilles de Penna Conrabda, que ha nombre agora san Guillermo, que es fecho en esta guisa. Pone á letra todo el privilegio, y después sigue: É el Dean, é Cabildo de la iglesia de Leon, cuya es agora esta Eglesia, enviaronme, &c”.

   “En el año de 1306, en el día 11 de Enero, se juntó el Cabildo de la santa Iglesia de Leon, y se hizo el decreto siguiente: Nos Don Gonzalo por la gracia de Dios, Obispo de Leon, y de todo el Cabildo de la dicha Iglesia, estatuimos, y ordenamos, que el Priorazgo de san Guillermo de Peñacorada, que hasta agora era simple Priorazgo y Parroquial Iglesia, de aquí en adelante sea Dignidad de esta Iglesia de Leon, y que se llame Abadía, y que por el Obispo no se provea sino á Canónigo de la misma Iglesia, y que este Abad sea obligado á proveer quatro Clérigos, y que los dos sean Sacerdotes, y los dos Cléridos in Sacris, los cuales celebren allí los Divinos Oficios, y rueguen en el sobredicho lugar por las ánimas de los vivos y difuntos bienhechores”.

De esta manera, pasó el priorato de San Guillermo a ser “Dignidad de esta Iglesia de León, y que se llame Abadía”. Por eso aparece Francisco González Carbonera en la escritura sobre la pared de la iglesia, como “canónigo y prior de La Catedral de León”, cuando él lo fue del priorato de San Guillermo.

Vistas desde el campanario de Carbonera

Estudiando los datos ahora conocidos, y muy contento, me asaltaban varias dudas. La escritura tallada en la pared de la iglesia, ¿errónea?, me llevó a replantearme el propio inicio del pueblo, y de su nombre como tal. El nombre de Carbonera, lugar de carboneo, viene en teoría de la actividad que durante años se llevó a cabo allí, pero… ¿por qué Francisco, y su padre, y su abuelo antes que él, llevaban el nombre de Carbonera como apellido? ¿Podría ser este, tal vez, el inicio del apellido Carbonera como tal? No es descabellado pensarlo, al saber que al menos tres generaciones lo llevaron en su nombre, si seguimos la línea paterna y nos centramos en los varones. Debía de seguir buscando. La propia inscripción de la iglesia, me dio la siguiente pista: los Señores Carboneras.

Pero esto… lo vamos a dejar para otro día… que lo mucho atonta y lo poco deja a uno con ganas de más… je, je, je…

 

Si te ha gustado, comparte:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Entradas Relacionadas

2 Comentarios

  • amigo comentarista,muy buna la recopilacion de datos.sobre la iglesia de csrbonera.cuando termines con carbonera que soy ferbiente seguidor tuyo,te imvito a seguir co n la historia de polvorosa de valdava.gracias

    • Gracias.
      Aún quedan varias cosas que descubrir sobre la historia de Carbonera. Cosas que he descubierto y que aquí plasmaré.

Deja un comentario

Por favor introduzca su nombre Por favor introduzca una dirección e-mail válido Por favor deje un mensaje.

Libro Mano grande, mano pequeña

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 4 suscriptores